sábado, 14 de enero de 2012

MAÑANITAS CUSQUEÑAS DE MARTÍN CHAMBI EL DE COAZA.



"Madrastra de sus hijos", escribió del Perú el Inca Garcilaso. Con Martín Chambi, uno de los más grandes artistas nacidos en su suelo, lo ha sido. Una madrastra ingrata, olvidadiza al extremo de que pocos de sus compatriotas saben quién fue y porqué se le debe recordar y admirar. Menos mal que en el resto del mundo -ahora también en España, gracias al empeño de Luis de Toledo- se le va descubriendo y haciendo justicia. No tengo la menor duda de que un día se le reconocerá como uno de los más coherentes y profundos creadores que haya dado la fotografía de este siglo.
                                          Mario Vargas Llosa.

 En la edición Lunwerg del Circulo de Bellas Artes de Madrid encuentro estas dos fotografías de Martín Chambi que, en página contra página y por necesidad del azar objetivo traen a quienes con el tiempo serían mis abuelos maternos: Alejandro Delgado Sarmiento y Sara Delfina Orihuela: sexto en el equipo masculino y primera en el femenino. Así pues lo casual de las artes se enhebra una vez más con los instantes luminosos de la existencia.
                                          Vladimir Herrera.