domingo, 27 de noviembre de 2016

PARA DANTE CASTRO, UN REVOLUCIONARIO AGUANTAO.










  


Mi estimado, no he tenido oportunidad de conocerlo personalmente, pese a vivir en el mismo país. Sé por amigos que usted vive del cuento, quiero decir, de la narrativa. O que por lo menos con eso ha logrado usted cierta notoriedad aunque poco mercado. En este país ya se sabe, nadie vive de lo que escribe. También sé de sus posiciones izquierdistas- agua hervida de su fervor- y razón de ser de su fe revolucionaria más teológica  y cristiana de lo que usted mismo podría admitir. Más allá de eso no tengo mayor referencia suya y no es aquí donde me ponga yo a destrozar su obra si es que la tiene. Sucede que en esta maldita cosa del fb encuentro opiniones suyas sobre el recientemente desaparecido poeta Rodolfo Hinostroza que me han resultado de una indigencia moral pavorosa. Opiniones las suyas que revelan a un autor marchito en su propia mezquindad, aupado a una revolución- la que fuere- como aquella que hizo el hombre que no pudo correrse. Porque está claro que pese al Callao y  las gordas del amanecer usted no ha podido correrse. Su fondo católico no le deja. Semen retentum venenum est. Algo le quedará de eso, desde su infancia jesuítica. Por lo tanto debe usted saber  que pasar de los jesuitas a la guerrilla resulta anecdótico. Es lo que se espera del sujeto históricamente bien constituido, mire usted a Fidel. La pena es que usted no es Fidel.  Usted pertenece a ese segmento de la izquierda, el más infiltrado y penetrado por la Policía Nacional, el Apra y los servicios del papito del norte desde por lo menos el año 65. Están los archivos publicados. No veo pues, motivo de gloria  ni hazaña en pertenecer a eso.
Entonces, ¿por qué usted, que no es poeta, ni lo será nunca, se mete con la memoria de un poeta como Rodolfo Hinostroza? Métase con todos esos pajaritos que viven del cuento, narradores de ocasión y chuscos que no tienen la más puta idea de lo que es poesía. Esos que conversan en fb. Y alaban sus opiniones. 
A Juan Cristóbal, poeta que aprecio y admiro, le he aguantado sus desatinos izquierdistas respecto a Hinostroza. A usted, NO. Mi querido Dante cagante. Alighieri le aconseja que más bien se cuide de las palabras de un poeta. O de sus maldiciones.